Placeholder imagePlaceholder image

Un veterano artista plástico decía no hace mucho que Dora Gabay tiene el cerebro en la cabeza pero el corazón y el alma en las manos. Por eso, sus esculturas no son sólo obras de arte, sino expresiones, alegría, tristeza, miradas que envían mensajes de ternura, ingenuidad o de buenos propósitos y siempre, sin excepciones, cargadas de profunda humanidad.

Dora Gabay no es sólo una artista plástica, no es únicamente una excelente escultora. Es una venezolana que lleva la sangre rebosante de actos humanos, de los amores sencillos de mujeres que palmean hábilmente masa para preparar arepas, o que esplendorosas del sol barloventeño bailan al ritmo hirviente del tambor africano, que cierran los ojos, aprietan el cuerpo y sueltan los labios abriendo puertas a besos que no por golosos son menos amorosos; mujeres que desgranan las frutas de cacao con cara de la satisfacción de la buena tierra y habilidad de tradiciones centenarias; heladeros que con un sabor envuelto en papel de colores engrana las ilusiones de los niños. Y hasta un San Miguel Arcángel armado y bondadoso que desciende, en el enorme lobby de uno de los más recientes y modernos edificios en la sofisticada urbanización Las Mercedes de Caracas, no para atacar sino para recibir y defender.

Dora Gabay mostró su talento plástico desde muy niña, cuando no se ilusionaba todavía con eso de ser escultora, pero con precisión sorprendente tallaba figuras en trozos de madera. Cuando, muy joven aún, empezó a hacerse una carrera en la publicidad venezolana, tuvo tiempo y empeño suficiente para empezar a tomar cursos de las diversas especialidades artísticas, incluso el complejo y delicado arte del vitral, como atestiguó en su momento una extraordinaria cacatúa polícroma, hoy lamentablemente desaparecido, la fragilidad del vitral.

Placeholder image

Sus profesores de aquellos tiempos de mediados de la década de los 90 del siglo XX, fueron Daniel Briceño, Fenier Pérez, Haydée Arias y Antonio Chiffone en Modelado Básico y Modelado de Figura Humana; Carlos Finales en Técnica del Esmalte sobre Cerámica, Laura Palazzi en Torno y Beatriz Peñín en Vitral.

Participó en su primera exposición colectiva, “Feministas” en 1995 en la Galería El Morrocoy Azul y desde entonces en otras 17 colectivas en varias galerías, salones de exposición y hoteles tan importantes como el Tamanaco y el Embassy Suites.

Desde 1996 hasta nuestros días, las esculturas en resina y en bronce de Dora Gabay han sido objeto de 7 exposiciones individuales y tiene 2 en preparación, mientras relevantes marchands de Caracas, Miami, Nueva York, Filadelfia, Bogotá, Santo Domingo, Roma y otras ciudades buscan con expreso interés sus piezas. Muchas de sus obras están en manos de coleccionistas de primerísima importancia en Caracas, las capitales mencionadas y otras, incluyendo colecciones de personalidades mundialmente destacadas como Luciano Pavarotti y el poeta ruso Yevgueni Yevtushenko.

Una característica a destacar es que Dora Gabay no se ha limitado a aplicar lo que aprendió de sus maestros. Sobre la base de esos primeros conocimientos es un autodidacta que se ha convertido en una artista completa, que no sólo modela sino ejecuta personalmente y con ayuda de su propio equipo de artesanos todos los pasos de la escultura hasta el acabado final en bronce o en resina. Sus obras van desde formatos pequeños de alrededor de 30 cms. de altura hasta más de 2 metros.

Su obra figurativa muestra esas mujeres espléndidas que trabajan, que bailan, que cantan, pero también animados personajes mujeres y también hombres que practican deportes, que hacen equilibrios coloridos en monociclos y sobre zancos, siempre deslumbrantes en creativas y originales combinaciones de colores y que no importa desde dónde se miren no sólo llaman la atención, sino que son cantos magníficos a la alegría y al espíritu creativo y de fantasía de lo más maravillosamente humano.

Dora Gabay mantiene su vocación de constante avance, y desarrolla, además de su fervor figurativo que es éxito permanente, nuevos caminos que son originales puertas que abre su interminable fantasía que es imaginación y arte con el potente vigor de su fascinante imaginación.

 

- Caracas, mayo 2016